La decoración es una expresión de propósitos. Puede, si es suficientemente buena, llegar a ser considerada como arte posteriormente.